Crecimiento Espiritual Fe

Venderías tu bendición?

Todas alguna vez escuchamos la historia entre los hermanos mellizos Esaú y Jacob, hijos de Isaac.


El mayor llegó un día agotado y su hermano preparaba un guiso de lentejas, entonces le pidió de comer pero Jacob (el menor), le pidió que le vendiera sus derechos de hijo mayor y este le contestó:

“Me estoy muriendo de hambre, dijo Esaú, así que ¿de que me sirven los derechos de primogénito?”

Genesis 25:32

Entonces Jacob le dio a Esaú guiso de lentejas y algo de pan. Esaú comió, y luego se levantó y se fue. Así mostró desprecio por sus derechos de hijo mayor.

Muchas veces, al igual que Esaú sentimos una enorme necesidad de satisfacer un deseo de la carne.

A primera vista podríamos pensar ¿Qué tiene eso de malo? Son fuente de proteína, ricas al paladar y finalmente saciaría el hambre de Esaú.

La escritura nos dice:

No sólo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Mateo 4:4

El problema con las lentejas era a lo que el estaba renunciando, ambos hermanos sabían lo que significaba, Esaú renunció a la importancia de su descendencia por generaciones.

Una vez leí algo que me impactó, de su simiente habría nacido el Mesías, le hubiesen recordado como “Dios de Abraham, de Isaac y de Esaú” y perdió eso, entre tantas otras bendiciones materiales y espirituales por un plato de lentejas.

Con la redención de nuestros pecados a través del sacrifico de Cristo en la Cruz, se nos otorgan muchos privilegios, somos coherederas del reino, con acceso a todas las promesas que están en la biblia para las hijas del Rey, sin embargo al enfrentarnos a un deseo de la carne, la tentación por saciar y saborear “esas lentejas” nos podemos olvidar de nuestra herencia; por eso la palabra nos exhorta:

Esfuércense por demostrar los resultados  de su salvación obedeciendo a Dios con profunda reverencia y temor.

para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin tacha en medio de una generación torcida y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo.

Filipenses 2:12-15

Ahora bien, tenemos que aprender a identificar ese plato de lentejas en nuestra vida:

  1. El consumo de esa sustancia que te libera del estrés del día.
  2. La ingesta constante de licor porque tu “conoces tus límites”
  3. Un maratón de series completas en un par de horas porque es entretenido.
  4. Una lectura erótica antes de ir a dormir.
  5. La escucha activa de canciones con letras que invitan a pecar.
  6. La conversación secreta y excitante que mantienes con alguien que no es tu pareja.
  7. La atractiva invitación a tener una tarde de placer (soltera o casada).

Puedo seguir citando ejemplos y tal vez pienses “Dios no deja de amarnos por eso” y tienes razón, pero entristecemos su corazón y quebramos nuestra comunión con Él.

Cuando Esaú comprende que ha perdido sus derechos como primogénito exclama:

¡Bendíceme también a mi! Y se echó a llorar. Entonces su padre le dijo: Vivirás lejos de las riquezas de la tierra, lejos del rocío que cae del cielo”

Genesis 27: 38-39

Amada mujer u hombre que me lees, tal vez no perdemos su amor, pero las bendiciones se ven afectadas y le podemos dar paso a maldiciones en nuestras vidas y en la vida de quienes nos rodean, al ceder y comernos el plato de lentejas le abrimos la puerta al enemigo.

¡No sacrifiquemos las bendiciones del reino por una gratificación temporal!.

Maria Daniela León

Pide sabiduría y discernimiento a nuestro Señor y guía al Espíritu Santo, saca del menú de tu vida ese plato de lentejas y no permitas que nada ni nadie te robe lo que el Padre tiene para ti.

“Pero si confesamos nuestros pecados a Dios, él es fiel y justo para perdonarnos nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad” .

1 Juan 1:9

Con amor,

María Daniela León.

Comparte este mensaje puede ser de gran bendicion y ayuda a alguien, se generosa y no olvides seguirnos en Facebook  , Instagram y YouTube y hacer parte  de nuestra comunidad de mujeres aqui en nuestra lista de correo así te llegan todos los devocionales, blog post, nuestro EWoman Plan Biblico, palabra proféticas y videos de enseñanza,  da click aquí  y suscribete >>> EWomanMinistries


Si Dios pone en tu corazón unirte a nosotros para expandir su palabra en los diferentes paises a los que llegamos con este ministerio, puedes unirte sembrando una semilla >> puedes donar aqui <<    Gracias por tu apoyo, Dios sabe muy bien multiplicar a aquellos que son generosos y dadores alegres.

Gracias por leer este articulo, dejanos un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: